martes, 12 de junio de 2007

sunshine y cosquillas en los dientes.

Ooooooohhhhhhwooooohhhh! frech! fries!, with pepper!
-Mark Sandman

Originalmente, esto iba a ser solamente un comentario al post anterior; sin embargo, otros comentarios de gente que amablemente viene a pasearse por aquí, me hicieron pensar en otras cosas, de modo que ameritó una entrada nueva:
  • Yo también odio el sol, loodioloodioloodio, y peor aún, me hace daño; ¿recuerdan esas clásicas excursiones escolares? solían darme 'fiebres' por asolearme demasiado; y aún hoy en día, el sol intenso me hace sentir cansado y todo estúpido, sin mencionar que hace que mis conjuntivas enrojezcan como las de pacheco en fin de semana.

  • Malas noticias gente... el sol continuará así (según pronósticos locales) lo que resta del año, aunque pronósticos mas..... espaciales por así decir, auguran radiación solar intensa hasta por ahí del 2012 (mira que los mayas se las gastaban)

  • Ahhh! las jícamas, son geniales y mira que eso de las jicaletas es todo un negociazo: una sola jícama (una sola) dependiendo del tamaño su precio oscila entre los 2 y 5 pesos, y miren que el miguelito y sus símiles no son precisamente caros.

  • Debo decir que morder jícamas no me produce ningún efecto adverso en los dientes, sin embargo lo que sí me hace erizar el pelo del cuello y retorcerme es morder servilletas. Por raro que parezca el contacto del papel con mis dientes me produce una extraña sensación que sólo puedo describir como cosquillas. Lo juro. Pruébenlo y ahí me dicen.

  • Un experimento interesante (equivalente a las porquerías de niño de secundaria) y que descubrí gracias a unos compañeros de clase, es mezclar en una bolsa de papitas sabritas-limón sendos sobres de miguelito en polvo y chamoy; es de las cosas más aberrantes que he visto en mi vida (culinariamente hablando of course) pero el sabor es notable. Pruébenlo también y me platican.

  • Siguiendo con las botanitas, ¿no recuerdan ciertos sobrecitos que vendían como complemento de botanas y ensaladas denominados salim y chilim?. Eran la-on-da.

  • Y para finalizar, un poco de pimienta, del libro the bunny suicides de Andy Riley

y ya que ando recomendando cosas, escuchen frech fries with pepper de morphine, es muy buena.

Fin del comunicado




3 comentarios:

Cuquita la Pistolera dijo...

Hola, bueno, creo que aquí meteré un golazo. Pero ni modo. Yo lo que he probado últimamente son unas sabritas de Chile Piquín. Es otro nivel. Altamente recomendables.
Gracias por visitar mi blog... andaré por aquí eh!!!
Saluditos

Citlaliniux dijo...

no maaaaaa los salims!!! yo compre una caja hace poco y me duro como 1 semana... ssss... esos son placeres y no mamadas.
Y de porquerías culinarias ajm.. tengo un especial gusto incomprendido hacia las plaomitas con mayonesa, la onda, de verdad.

m4Lv4-335 dijo...

vengo a decir que: TODAVÍA VENDEN LOS SALIM! jaja, bueno, citla ya lo decia, pero es que yo apenas fui a comprar gomitas (de esas de lombriz, a las que me declaro una especie de adicta) y vi las cajitas de los salims y los chilims!!
le pedí a mi mamá-- pero me vio feo, todavía de que me compraba mis lombrices de gomita y yo pidiéndole salims! :( :P