miércoles, 30 de mayo de 2007

Otra sobre números

Existen constancias de que los pitagóricos de la Grecia antigua, a quienes se les reconoce el mérito de haber descubierto, en el Siglo VI a. C. la naturaleza infinita de los números irracionales, experimentaron tal sorpresa, temor y reverencia ante su descubrimiento, que trataron de mantenerlo en secreto y decretaron la pena de muerte para quienes osaran divulgarlo. La leyenda dice que alguien que había violado esa prohibición logró escapar al mar pero allí se ahogó. Su muerte se atribuyó al castigo divino.
Todo en la naturaleza llega a este número: .618 y el libro donde lo leí pone:
ver un mundo en un grano de arena
y el cielo en una flor silvestre
contener el infinito en la palma de la mano
y la eternidad en una hora.

Ai nanita... parece que no, pero todo tiene orden. Uno muy sicótico, pero lo tiene.

2 comentarios:

Don Rul dijo...

Me encantó esta historia. Muy borgiana, por cierto.
Y sí, todo tiene un orden: el absolutamente perfecto caos.

Qué chido post. Qué alivio que no todos escriban pura estupidez (como yo). Gracias.

Ratte-Kind dijo...

qué loco! es el poema que lee Lara croft!, pero hablando en serio sí, se les cayó el mundo cuando se dieron cuenta de que 2 no tiene raíz cuadrada exacta