sábado, 6 de septiembre de 2008

Post misceláneo 5

Post pseudo-gestalt escrito como va llegando

Pues, hace un buen que no entro a esta cosa. Hueva tal vez. Aunque supongo que de alguna forma, no importa mucho.
En fin. sólo como una especie de registro de mis días (que en escencia es una log) sucede que desde por ahí del 11 de agosto volví a la escuela, con la diferencia de que se me ocurrió meterme al turno matutino. Por lo cual desde entonces soy una de esas extrañas criaturas no-vivas que deambulan por callejuelas obscuras y sin rumbo aparente en horas no apropiadas. O sea, un estudiante cualquiera.
Y esque verán, comencé el semestre con una saludable dosis de ñoñez, pero la verdad es que a éstas alturas ya se me acabó el primer ímpetu y cada lunes no veo el momento en que sea viernes a las 12. En fin. Tengo sueño a todas horas.Y entregas que no se hacen solas. Estoy al límite de mis inasistencias. Y no tengo ganas de hacer mi avance del lunes.
Sucede que estoy enfermo de las vías respiratorias otra vez. (sí, otra vez) Y no he querido ir a ver un doctor (cosa que irremediablemente voy a hacer). De modo que lo que el sábado pasado era una sensación extraña en la garganta, para el lunes se volvió fiebre de frente-frie-huevos, que para el martes desapareció para dejarme dolor de garganta, que aún hoy me recuerda que aproximadamente cada 4 meses me enfermo de las vías respiratorias. Una de dos, o es anímico (ya que concuerda con mi ritmo escolar) o es algo que pudiese volverse crónico. Ungh!.
Por cierto, si leyó ud. el post anterior sabrá que mi lap felpó vilmente. Así que sigo usando mi vieja PC de batalla. Cómo odio a la maldita por su eléctrica senilidad, pero me sorprendió que aguante el autocad y el SketchUp.
El viernes fui a la expo Yamaha, acompañé a mi hermana a ver a no-recuerdo-que-grupo. Que la verdad creo que ni me gusta mucho, pero el chiste era salir. El transporte público un bodrio, como de costumbre, (con un breve brillo de decencia con un autobús vacío a las 4pm) pero pudo ser peor. En fin. Cuando llegamos, ya no había boletos para el grupo en cuestión. Así que nos quedamos a probar guitarras eléctricas. Es curioso como algunos instrumentos son tan populares. Los monitores (o edecanes-masculinos o tipos-vigilando-que-nadie-cometa-el-ex-abrupto-de-salir-corriendo-con-una-guitarra-eléctrica) tenían que pedirle a la gente que no usara un instrumento más de 5 minutos. Había un poco menos de gente con los pianos-teclados, un poco menos aún con las baterías. Un solo tipo probando un contrabajo. Y de ahí pa'l real. Nada. Nadie pelaba los demás instrumentos en exposición (vientos en general). Pero esque digo, la tuba tiene tanto potencial!.
En fin. En resumen: Septiembre y todo sereno, same shit, different day, no alarms and no surprises.
Carajo, ya casi tengo veintitrés. Mira que redescubrir música noventera no ayuda mucho. También tiendo a enfermarme en mis cumpleaños. Haber nacido con dos meses de adelanto contrubuye con mi garantía vendida?.
Hace rato me sorprendí de que la película el segundo aire la grabaron en mi facultad.
Tengo sueño y me duele la garganta.
En fin.

1 comentario:

Citlaliniux dijo...

LA VIDA SEGÚN EL NIÑO RATA ES ESA CLASE DE VIDA QUE ME ENCANTA VIVIR. UNA HERMOSÍSIMA LÍNEA RECTA.